Archive for octubre, 2010


-Y ahora que estás en la cama, llorando, bajo ese nórdico ¿no te das cuenta de que no merece la pena?

A veces es más difícil llegar a alguien con palabras que al fin del mundo. ¿Cómo se logra llegar las personas, a tocarles, a acariciarles aquello que tienen dentro,con las palabras?. No pienso que a veces es más difícil, lo afirmo rotundamente.
Te repito una y otra vez que todo va bien, que no hay porqué preocuparse. Pero tú no paras de llorar. A veces me siento como si hablara a una pared o algo por el estilo. No por nada malo o triste, sino porque me siento mal de no llegar a tí. De tocar esa fibra que nos hace débiles y frágiles a los problemas mas cercanos, al sentimiento a flor de piel, al buen gesto gratuito, al beso con mayúsculas, al amor bueno.
Te toco, te siento, pero no te llego. Te hablo de atardeceres anaranjados en nuestra ciudad, a olor a manzanilla y a frío polar de una cordillera cercana. Te entono alguna vieja canción que tu y yo conocemos. Te describo el amarillo flores que crecen en el campo de la alpujarra, y de los balcones del barrio de cartuja.
Horas más tarde estas aquí, frente a mi, en este jazz café, sentados frente a un gran piano de cola, mientras suena Miles Davis. Me coges la mano. La aprietas.

Todo irá bien, créeme.

Que quede bien claro de antemano, que lo que me dispongo a relatar es tan cierto o real como el estremecimiento de los poros de mi piel al recordarlo.
El día que la conocí en persona, era un día de lluvia de Febrero. Gracias a esas nuevas tecnologías y a las redes sociales de hoy en día, una coincidencia hace que nos conozcamos aunque virtualmente. Lo primero que presiento de ella es que en persona debe avasallar, debes ser ese tipo de persona que se nota cuando entra en una habitación repleta de gente. De ese tipo de mujeres, que cambian el destino ya no solo de un hombre, si no de lo que ellas realmente quieran.
El hecho de que te engañara para arrancarte una cita no significa, que le subestimara, porque 4 horas más tarde me dejó tirado bajo esa lluvia de Febrero. Simplemente conseguí algo y luego lo perdí. Deconstruccion de la situacion al más puro estilo Ferrán Adriá. Que consiguiera una cita con ella una semana más tarde se debe en parte, a mi tozudez desmesurada y despreocupada ante el rechazo, a tu paciencia y al azar.
Me faltaron cruzar 5 palabras para saber que cambiaría mi vida. Allí, apartados del centro de la ciudad, arrojó sus brazos entorno a mi cuello y me besó como nadie antes lo había hecho. No se si era pasión, o si ella es la pasión en persona.
Siempre me ha puesto las cosas dificiles, pero tuve bien claro, desde el primer momento, que te quedarías a mi lado por el resto de mi vida.
Y asi ha sido.