A los 10 días de estar en casa, tus padres se dignaron a dar señales de vida. Habías pasado un mes en coma y llevabas 10 días despierta de él cuando tus padres aparecieron. Habían estado más de 2 meses en sudamérica con una pareja de amigod, donde él era un chaman y creían haber descubierto la fuente de la vida. Trayeron unos catálogos sobre una especie de residencia donde se harían cargo de todo. No sé si te habrás dado cuenta pero hemos discutido. No voy a dejar que te lleven a ningún sitio. Lucharé por que te quedes bajo este techo que los dos hemos construido y fortificado. Haré lo que sea necesario para que todo vuelva a ser normal, porque sé que todo volverá a ser normal. No sé si me escuchas. La verdad, tenías la cara con una mueca entre la preocupación y la indiferencia de tus ojos.
El caso es que hoy comienza, el día de nuestro segundo aniversario viviendo juntos, una nueva vida para ambos. Vas a depender de mí para casi todo. El médico me ha dicho que tu problema es como una especie de bloqueo mental que no permite ni tan siquiera moverte por ti misma. Lucharemos juntos, ya veras. Nada de residencias ni de otra gente. Tu y Yo. Como siempre ha sido. Como cuando nos escapábamos por las noches al embarcadero en las noches de Julio o cuando descubrimos Praga y Oslo en nuestros primeros viajes de novios. Solos Tú y Yo.
Tus padres, quieren el control de tu capital. Creo, que realmente, solo venían a eso.
Ah, hoy comienzo este diario, para el día que estes realmente bien, que lo vas a estar, lo leas.

Montrouge, a 15 de Octubre de 2005

Anuncios